Serie “del grifo al pitón”: El grifo y la fuente abierta

Serie “del grifo al pitón”: El Size–Up en el control de incendios en altura
Agosto 8, 2017
Serie “del grifo al pitón”: La armada de base, ¿se justifica el gemelo?
Agosto 9, 2017

El grifo, nuestro viejo amigo de fierro con bronce es uno de los aliados principales para el control de distintas emergencias. Él, se encuentra regido bajo la norma chilena Nº 1646 y la Nº 691, y cuando comenzamos a adentrarnos en sus breves lecturas, nos vamos dando cuenta que como siempre, el papel aguanta mucho más de lo que en la práctica vemos nosotros.

El Blitz Attack (visto en el primer volumen de esta revista) nos asegurará alguna veces knockear o resetear en los primeros minutos un incendio, para poder extinguir a posterior y de manera más prolija los focos menores que queden; pero hay ocasiones en que grandes incendios, necesitan grandes volúmenes de agua por sobre las reservas de los estanques para ataques iniciales.

“…no se trata de sacar más agua, lo que estamos generando es facilitar al máximo las condiciones de transporte…”

La pregunta del millón: ¿manguera o chorizo para el grifo?

La prueba nominal de las bombas establece el “caudal nominal” de cada modelo mediante un proceso estandarizado de medición e igual para todos. Camiva® estableció que su caudal nominal sería con 10m de chorizo, a -3m de profundidad de succión y desalojando a 10 bares (145psi); con esto, la bomba CH180 que posee nuestro carro logra 180m3/hr de desalojo (de ahí su nombre) equivalente a 3000Lpm o 792gpm. Si mejoramos esas condiciones, claramente el rendimiento mejorará y no significará en ningún caso que se esté “forzando” la bomba por sobre su límite.

Revisa esta publicación completa en nuestra revista monitor tomo 3, correspondiente en al mes de junio
http://www.bombasanmiguel.cl/boletin-monitor/

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

WordPress Themes