No resucitar: El tatuaje que causó confusión en un hospital

Visita de Cumpleaños al Voluntario Antonio Guerrero
Enero 22, 2018
Recaudación de fondos de la Bomba San Miguel
Enero 31, 2018

No resucitar, eran las palabras que se podían leer en un hombre de 70 años que llegaba inconsciente a un hospital de Florida, sin tener alguna identificación con él y sin algún acompañante.

Al principio, los médicos no querían hacer caso al tatuaje y actuar de la manera habitual para tratar de salvar la vida de la persona que se encontraba en esta delicada situación.

“Inicialmente decidimos no hacer caso al tatuaje, invocando el principio de no elegir un camino irreversible cuando se enfrenta la incertidumbre “, fue lo mencionado dentro del estudio de este curioso caso. Los doctores tomaron la decisión de tratar al paciente con antibióticos y otras medidas para tratar de salvar su vida.

A pesar de esto, llamaron al consultor de ética de este hospital, quien al final, tuvo una opinión completamente distinta a la de los médicos.

“Sugirieron que era más razonable inferir que el tatuaje expresaba una preferencia auténtica, que lo que podía verse como precaución también podía ser visto como una formalidad, y que la ley a veces no es lo suficientemente ágil como para apoyar el cuidado enfocado en el paciente y el respeto por los mejores intereses del paciente “, menciona el estudio.

Al final, pudieron encontrar una orden de no resucitar, la cual apoyaba la decisión del consultor, por lo que no hubo más que hacer y el paciente terminó falleciendo. Cumpliendo así la petición que se encontraba tatuada en su cuello.

Durante su servicio, los médicos, día a día tienen que enfrentarse a la muerte. Ellos conocen todos los sufrimientos que acompañan a las enfermedades incurables y son muy conscientes del precio de la vida y la muerte.

En los últimos años los médicos cada vez más a menudo se niegan deliberadamente a la reanimación. Y hay una explicación razonable: como toda la gente, ellos quieren vivir, pero no sufrir.

Según las estadísticas, después de la reanimación cardiopulmonar, el 92% de los pacientes terminan muriendo durante el mismo mes, sufriendo todo el tiempo de manera insoportable…

Los médicos están obligados a asistir hasta el final a sus pacientes, porque es su deber. Además, los familiares de enfermos terminales nunca pierden la última esperanza de la mejor manera, agarrando a un clavo ardiendo, y con todas sus fuerzas tratan de prolongar sus vidas. Sin embargo a los propios pacientes en la mayoría sólo les traen tormento adicional…

El doctor Ken Murray piensa que tales intentos para extender la vida con algún tratamiento son inútiles. El contó la historia de un cirujano ortopédico amigo suyo, que a una respetable edad fue diagnosticado con cáncer de páncreas.

Sabiendo que en la mayoría de los casos el tratamiento sólo prolonga la agonía, el ortopedista se negó a recibir asistencia médica. Eligió morir con dignidad, pasando el resto de su vida en casa, con su familia, en lugar de en una habitación concurrida en algún hospital.

Muchos médicos han hecho documentos especiales en los que se niegan oficialmente a la reanimación. Incluso se hacen tatuajes especiales que dicen “¡No revivir!”.

Por supuesto, es posible entender a estos médicos. Pero decidirse a algo así sólo pueden hacerlo las personas fuertes de espíritu… ¿Y tú podrías negarte voluntariamente a la reanimación o preferirías utilizar la más mínima posibilidad para sobrevivir? Comparte tu opinión en los comentarios, o habla acerca de esta difícil elección con tus amigos.

Fuente:

  • https://holahola.cc/Vida/49214
  • http://cnnespanol.cnn.com/2017/12/02/no-resucitar-el-tatuaje-de-un-hombre-que-dejo-confundidos-a-los-medicos-que-lo-atendieron/

 

 

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

WordPress Themes